Saltear al contenido principal
La Ecuación Del Sentimiento

La ecuación del sentimiento

Existen varias opciones y una de ellas, es la de que termines este post y bebas de él hasta la última palabra. Si esto ocurre, sucederán (a un tiempo) varios hechos precedidos de la fórmula que está a continuación:

 

 

 Emoción + pensamiento = sentimiento

 

Así que, tómate un minuto y observa. Lo de la emoción, es algo que ya estaba inventado antes de que los grandes poetas llegaran a contagiar su entusiasmo por la lírica. Lo emotivo, en sí, es algo innato. Naces, creces y llegas a tu muerte con la capacidad de emocionarte. Eso sí, en función de cómo hayas aprendido (o te hayan enseñado) a pensar la emoción que percibes, tu cerebro creará un “clic” diferente.  Ese clic, tu clic, es la ráfaga de pensamiento que puede ser consciente o inconsciente y que como resultado hace explosionar el sentimiento final.

 

No evites emocionarte

 

En realidad, no puedes hacerlo. Está demostrado que la emoción es algo físico, instintivo y además temporal. Cuando quieres manifestar lo que te pasa por dentro y comentas “me emociono” en realidad lo que sucede es que estás sintiendo algo a partir de la emoción de un estímulo. Por ejemplo:

 

Ves la cara de una persona que se parece a un amigo

 

En ese momento te sorprendes (esa es la emoción de que tu cuerpo está preparado para lo que no estaba previsto).Acto seguido, te enfadas, porque hace meses que no hablas con esa persona tras una fuerte discusión. Ese es el sentimiento porque consta de una razón que tu cerebro ha necesitado procesar y que da como resultado el sentimiento que puedes dejar pasar, o aferrarte.

 

 

Si te guardas los sentimientos, las emociones se pueden repetir

 

Si tu idea es la de no expresar tus sentimientos para que queden atrás…tienes que saber que los pensamientos son como el polvo de debajo de la cama, o los limpias, o no se van, sólo se acumulan. Y es que la inteligencia del cerebro no conoce límites. El hecho de estar preparados para lo que el mundo pueda depararnos nos hace sobrevivir, pero también nos condiciona.

Cada vez que pasas una situación para ti desagradable y tú no la gestionas para poder avanzar sin perder el miedo, tu cerebro la reconoce como “posible peligro futuro” y la guarda. Así, en cada ocasión que pases por una situación similar, el cerebro no sólo recordará las pautas a seguir generándote el miedo, si no que te hará sentir el dolor emocional de lo que ya te ha ocurrido en “pasadas ediciones”.

 

O vas hacia el placer o escapas del dolor

 

O en el fondo, esa es tu intención. Así está programado tu cerebro, para coger esa oportunidad que nos satisface a través de las emociones – sentimientos o al escapar del profundo dolor que nos hemos generado con la experiencia pasada. Además, debes tener en cuenta, que vivimos en una dualidad constante.

La dualidad es la comparación con otro hecho de manera constante. Sin noche no concebiríamos el día y sin la tristeza y el dolor, no entenderíamos el concepto de felicidad y plenitud.

 

¿Estás entonces condenado a sufrir?

 

En realidad, estás sentenciado a emocionarte y en función de las emociones, en gestionar el “clic” del pensamiento para que tus sentimientos puedan ser

más o menos agradables. El cerebro para estar preparado, posee la tendencia del desastre y la negatividad añadiendo a la receta toda la información, hábitos, creencias y reajustes propios de una masa consistente a tu idea de “vivir”. Es decir, si le dejas sólo a tu inconsciente a día de hoy seguir haciendo lo que hace, su tendencia será la de que vivas con miedo “a lo que pueda pasar” de manera constante.

 

Ya no vives en las cavernas

 

El tiempo de salir a cazar con flechas y piedras ha terminado, no necesitas estar alerta las 24 horas del día por si un animal te ataca. Para ti la jungla probablemente sea esa cena en casa de tu cuñado, o el trabajo que tienes pendiente por entregar. Y aunque puedes estar preparado para lo que venga, no necesitas pasar por el recuerdo de situaciones pasadas de manera constante, porque, cada día y cada situación, es diferente.

 

Si has llegado aquí es porque has entendido algo más

 

Y es que entender las situaciones, reflexionar y llegar a poder ver las cosas de un modo diferente al que estás habituado podrán ahorrarte mucho dolor innecesario, estrés y sentimientos negativos de emociones que no puedes evitar.

¿ Y ahora que has terminado este post, qué sientes?.

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Volver arriba